El deceso del exguerrillero y las condiciones de su muerte las dio a conocer el historiador y analista político Carlos Medina Gallego, miembro del Centro de Pensamiento y Seguimiento al Proceso de Paz de la Universidad Nacional de Colombia.

Medina Gallego publicó en su cuenta de Twitter el fallecimiento de Vásquez Castaño y en una conversación telefónica con Efe confirmó que el deceso ocurrió la noche de este martes en La Habana, donde el exjefe guerrillero residía desde 1975.

El historiador y analista político tiene conocimiento sobre el grupo guerrillero porque ha sido objeto de su trabajo académico e investigativo, producto del cual escribió libros como ‘El ELN, una historia contada a dos voces’, y ‘Ejército de Liberación Nacional (ELN). Historia de las ideas políticas (1958-2018)’.

Pese al hermetismo que rodeó la vida de Vásquez Castaño desde que se estableció en Cuba, luego de ser destituido de la jefatura del Eln, Medina Gallego aseguró que los contactos que tiene en la isla le informaron esta mañana del fallecimiento.

Vásquez Castaño había nacido en 1940 en Calarcá (Quindío), donde también nació, en 1959, el exjefe de la guerrilla de las Farc Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, presidente ahora del partido político que surgió tras la firma del acuerdo de paz firmado con el Gobierno colombiano en noviembre de 2016.

“Fabio representa a una generación de la década del 60 que fue impactada por la oleada revolucionaria de Cuba”, donde recibió entre 1962 y 1963 formación militar con la que, junto con otros jóvenes, “conformaron la Brigada José Antonio Galán, que es el germen del ELN”, afirmó Medina Gallego.

Tras su regreso a Colombia, Vásquez Castaño encabezó “la primera marcha” del Eln, que tuvo lugar el 4 de julio de 1964, en inmediaciones de la localidad de San Vicente de Chucurí (Santander), y la toma guerrillera de Simacota, “que es la que da a conocer al Eln”, agregó el académico.

El duro golpe que propinó el Ejército al Eln en la Operación Anorí, en la cual esa guerrilla fue prácticamente exterminada en octubre de 1973 en Antioquia, precipitó una crisis interna en la que se cuestionó el liderazgo de Vásquez Castaño por el fusilamiento de varios jóvenes miembros de ese grupo.

Después de perder el mando, y “debido a problemas de salud, de paludismo y gástricos, pide permiso para salir de la organización e irse a Cuba”, donde permaneció hasta su muerte, recordó este miércoles el historiador.

“Fabio fue supremamente hermético en relación con su participación al interior de la organización. Generó una especie de olvido selectivo. No era fácil hablar con él”, añadió Medina Gallego, que lo entrevistó a comienzos de la década pasada en La Habana.

Según cuenta el investigador universitario, en La Habana el exjefe guerrillero “se dedicó a estudiar hasta que se formó en derecho y después a la docencia; se jubiló con la modesta pensión que ofrece el gobierno cubano”.