El caso de presunto abuso sexual en contra de la estudiante se dio a conocer por medio de un comunicado, en el que se asegura que la joven hace parte de la Facultad de Medicina y que en la noche del viernes (primero de noviembre) se encontraba “socializando y consumiendo bebidas alcohólicas” en medio de la fiesta que organizó la Facultad de Ciencias Farmacéuticas y Alimentarias.

En la denuncia, difundida por agrupaciones universitarias y citada por Noticias Caracol, se habla de que la estudiante decidió salir de la fiesta luego de que un hombre “la besara sin su consentimiento”, lo cual le produjo “una crisis de pánico y ansiedad”.

Fue por eso, dice el boletín, que la joven decidió pedir ayuda a un compañero debido a su estado de alicoramiento, y que una vez la acomodó en el cuarto piso del bloque 1 el hombre se retiró y “ella quedó sola” en ese lugar.

Luego de eso, los denunciantes aseguran que “personas allegadas a la agredida” se presentaron en la universidad sobre las 11:00 de la noche a preguntar por ella, y que pidieron ayuda de los hombres de seguridad para buscarla. No obstante, dicen, luego de unas tres horas no dieron con su paradero.

Pero en el comunicado se advierte que como la joven se habría quedado dormida en ese lugar, dos celadores que hacían ronda, a eso de las 2:00 de la mañana, le llamaron la atención para que se retirara, solicitud a la que la mujer habría respondido diciendo que no tenía a dónde ir.

Por eso, los denunciantes dicen que los dos celadores le habrían ofrecido ayuda: “Ella siente en ese momento que uno de los hombres le toca el pecho de manera invasiva, no consensuada (…) Los vigilantes le dicen que es mejor salir del lugar e ir a otro con mejor seguridad”.

En la carta se habla de que los hombres, presuntamente, se llevaron a la mujer a un sitio en donde las cámaras de seguridad no tienen alcance, y que ella “se acuesta en el suelo presa del cansancio y del estado (de embriaguez) referido”.

 “Uno de los vigilantes se sienta al lado de su cabeza y la empieza a tocar. La compañera les manifiesta su inconformidad y su rotundo rechazo, a lo que ellos le responden: ‘¿Le ayudamos y no se va a dejar tocar?, déjese tocar’. La compañera excesivamente fatigada cae en un sueño profundo. Al despertar se encuentra con su vestido rasgado, con diferentes hematomas y rasguños por todo el cuerpo, incluyendo las piernas, brazos y el pecho”, describe la denuncia.

Luego de este episodio, los denunciantes aseguran que la mujer fue llevada a una clínica y que el diagnóstico confirmó que había sido violentada sexualmente.

Frente a estos hechos, la Universidad de Antioquia se pronunció este martes por medio de un comunicado en el que rechaza “la agresión sexual de la que fue víctima la estudiante”.