Precisamente, fue a través de la señora Moreno que la monja, a la que El Tiempo —que registra el encuentro— no identifica, mandó el recado.

“Esta es una exposición dolorosísima que tendría que ser vista por muchos, pero sobre todo, se lo digo con todo respeto, por su esposo”, dice el diario capitalino que le expresó la religiosa a Lina Moreno.

El encuentro entre las dos mujeres ocurrió, según ese medio, el jueves pasado, en la puerta del Claustro de San Agustín, en el centro de Bogotá, cuando la religiosa “salía de ver la exposición” y se encontró con Lina Moreno, “que llegaba a ver la muestra”.

Como se recuerda, Álvaro Uribe se ha caracterizado por no reconocer que en Colombia ha habido un conflicto armado. Para él, los horrores que ha dejado la violencia en el país son producto de una “amenaza terrorista”.

Esos horrores, que debieron impresionar mucho a la monja, son los que recoge la exposición ‘El testigo’, de Abad Colorado, abierta al público desde finales del año pasado y conformada por más de 550 fotografías, muchas inéditas, divididas en cuatro grandes temas: desplazamiento, desaparición forzada, violencia contra civiles y procesos de paz.

Eso ha registrado, en los últimos 25 años, Abad Colorado con su cámara, como testigo de primerísimo orden que da fe de que en Colombia sí ha habido conflicto.

“¿Usted se imagina si en este país toda la gente que ha hecho trabajo sobre el conflicto armado sacara sus archivos?, se preguntó Abad Colorado a comienzos de este año en una entrevista que le hizo Pacifista. “¿Cuántos museos llenaríamos en esta sociedad?, ¿con una dirigencia política que lo que le da es pena mirarse en el espejo roto de lo que ha sido la violencia?”.

Preguntas similares debieron asaltar a la religiosa que vio la muestra y que, “con todo respeto”, le envió el mensaje al expresidente Uribe a través de su esposa.