El también senador del partido Alianza Verde enfrenta su enfermedad –el síndrome de párkinson– como una lección de vida en donde ha “aprendido a combinar un gran pesimismo con un gran optimismo”, manifestó al semanario.

“El párkinson es un señor al que saco a bailar”, agregó el matemático y exrector de la Universidad Nacional que el próximo 25 de marzo cumplirá 67 años de una vida que, según dijo, no ha sido en balde.

“A ti Nijole” atinó a decir, tal vez a modo de reconocimiento a su mamá, la escultura y ceramista de origen lituano Nijole Šivickas, fallecida en 2018.

“Muchas cosas están a la mano, pero no están a la vista entonces parte de lo que he hecho, como cosas raras, es para llamar la atención; lograr que la gente mire lo que no mira normalmente. A finales del siglo XXI, la atención que preste la gente será el bien más valioso”, aseguró Mockus a la revista.

Aceptó que hablar “bajito” le ayuda a no tartamudear: “regalos de la vida”, agregó justo antes de revelar que ese brillante humor negro, que lo ha acompañado a lo largo de su vida, terminó por estropear su primer matrimonio.

Además, dijo que efectivamente los colombianos son buenos alumnos pero a veces les gana la desconfianza: “la desconfianza es una enfermedad peor que el párkinson”, añadió al semanario en el que además aportó una de las reflexiones más sensibles de las muchas que soltó en apenas 4 minutos:

“Apiadémonos un poco unos de otros”, pidió Antanas Mockus a los colombianos.