La información la entregó el general Diego Rosero, comandante de la Policía de Barranquilla, y dijo que los hechos se presentaron en la tarde del viernes cuando una amiga de la víctima la recogió para invitarla a la casa de su novio, ubicada en el barrio Villa Muvdi.

Mediante engaños, una joven de 16 años es llevada por un par de amigos, una pareja, a una vivienda, y allí es sometida por parte de ellos. Es apuñalada con arma cortopunzante en múltiples ocasiones”, aseguró el oficial, en declaraciones que recogió Zona Cero.

El general dijo que luego de varias horas de agresiones “la mamá de uno de ellos llega al lugar”, y que en vez de auxiliar a la víctima, decidió ayudar a su hijo a continuar con la tortura.

“La mamá se percata de lo que allí estaba sucediendo, pero se involucra en esa actividad y también utiliza un arma cortopunzante para seguir agrediendo a esta joven”, detalló el oficial.

El comandante de Policía dijo que, según las primeras indagaciones, estas personas llamaron a otros conocidos para que les ayudaran a consumar el crimen, ya que la menor resistió a las torturas y seguía con vida.

“Utilizaron una bolsa para tratar de asfixiarla. Se van sumando otras personas, amigos de ellos, que llegan también a golpearla y a agredirla […] La joven presenta 80 heridas con arma blanca”, agregó Rosero.

Menor apuñalada 80 veces en Soledad está en hospital de Barranquilla

La investigación apunta a que a la joven la subieron “en un taxi y la enviaron a un centro asistencial”, y El Heraldo informó que la menor se encuentra en grave estado de salud en el Hospital de Barranquilla.

El medio local publicó el testimonio que dio un investigador judicial, según el cual la joven aceptó ingresar a esa vivienda porque iba junto con su amiga y porque distinguía al novio de ella.

“El sujeto la trató normal, como eran supuestos conocidos, y ella se sintió en confianza, pero luego cuando estaba desprevenida, él la cogió por la espalda y comenzó a agredirla”, aseguró.

La Policía trata de ubicar al taxista que llevó a la joven y a las personas que la agredieron, pues en una inspección a la vivienda se encontró que ya no viven allí y que “lavaron” pisos y paredes parar desaparecer las huellas.

Este es el relato completo que dio el general Rosero sobre este atroz caso de agresión a una joven.