“Mi novia y yo nos disponíamos a sacar los perritos. Mientras ella se estaba organizando, yo le estaba poniendo el bozal al otro perro, y de una forma muy violenta reaccionó y se encegueció”, le contó el hombre que lanzó al perro por una ventana de su apartamento a Caracol Radio.

“Me siguió por toda la casa, hasta que me empezó a morder las rodillas y después me agarró la mano. Se me pegó de la mano”, continuó el amo, que no fue identificado por la emisora.

Así las cosas, la explicación que da el dueño es que se trató de un acto de defensa ante los ataques del perro.

Esa idea la reforzó con la afirmación, según la emisora, de que el animal tenía antecedentes violentos, debido a que había mordido a otras personas y mascotas de la unidad residencial.

Pero ni la frecuencia radial ni el dueño del perro informan de las medidas que se tomaron con el perro si sabía de esos antecedentes.

Lo único cierto es que el animal quedó muerto al instante de caer al piso.