El recurso que presentó su defensa buscaba justificar su no asistencia a las cuatro indagatorias a las que el ente acusador lo ha convocado en Valledupar, indicó El Pilón.

Los magistrados analizaron el recurso en el que el abogado Julián Quintana alegó “la protección de los derechos fundamentales del artista como las prerrogativas”.

Quintana reseña que nunca le contestaron los varios derechos de petición que presentó desde 2017 para enterar a la Fiscalía de que Oñate había dado poder a otras personas para presentarse a las diligencias y que también pidió que se le informara del avance de la investigación, los delitos que le endilgan, si existen principios de oportunidad, entre otros, indica el diario.

Pero el Tribunal declaró improcedente la tutela porque dichos derechos de petición sí los contestó la Fiscalía, aunque sin detallar la respuesta que dio, y además porque “la petición no cumplía con el principio de inmediatez”.

En ese sentido, si el abogado de Oñate persiste en pedir el aplazamiento de las diligencias, “el intérprete de la música vallenata se expone a una orden de captura en su contra”, puntualiza el diario.

El proceso en el que está investigado el artista es por el homicidio del exconcejal de La Paz y exdiputado del Cesar Efraín Ovalle Oñate —que ocurrió el 25 de febrero de 2012— y el que salieron salpicados el cantante y otros tres familiares entre los que se encuentra su hijo Jorge Luis Oñate Zuleta.

El asesinato se habría dado por una disputa electoral en 2011, cuando la esposa del cantante, Nancy Zuleta, estaba aspirando a la alcaldía de ese municipio, pero perdió en las urnas, luego de que los Ovalle respaldaran a otro candidato.