El señalamiento fue hecho por el representante a la Cámara David Racero, que aseguró que Bustamante “ha presentado sus conocimientos en inglés bajo un acta juramentada ante notaría”.

En un video, que fue difundido por Semana, el congresista de la Lista de la Decencia reprochó la acción de la cónsul e hizo énfasis en que “el dominio del idioma inglés se certifica por instituciones de referencia internacional”.

La denuncia de Racero no se quedó ahí. El representante recordó que Bustamante no tiene ningún título profesional y aseguró que “el [partido] Centro Democrático le certificó una constancia laboral como profesional”, cuando ella no lo es y, aún así, lo pone en su hoja de vida de función pública.

Esta es la denuncia:

Racero también publicó una certificación laboral de Bustamante firmada por una firma privada, sin relación alguna con asuntos diplomáticos.

Se trata de Marrocar S.A.S., responsable de la ‘Feria del brasier y solo kukos’, en donde la funcionaria trabajó como directora de mercadeo.

La polémica por el nombramiento de Bustamante no es nueva. En septiembre de 2019, cuando fue nombrada como consejera de relaciones exteriores con funciones de cónsul y jefe de oficina en Orlando, fue cuestionada por su formación profesional.

La cónsul, indicó Caracol Radio, en su momento, reconoce en su hoja de vida que cursó 10 semestres de Derecho, pero sin obtener un título.