Lo primero que dijo el mandatario es que él, a pesar de ser el comandante supremo de las Fuerza Militares, no tiene conocimiento previo de las órdenes operaciones emitidas por el comando.

Mi obligación con los colombianos es que todas las políticas, directrices, órdenes y acciones de la Fuerza Pública estén apegadas a la Constitución y a la ley”, destacó el presidente a El Tiempo e hizo énfasis en que su gobierno tiene “cero tolerancia a la violación de derechos humanos”.

Este apunte, que es la postura oficial respecto a las denuncias efectuadas por el periodista Nicholas Casey sobre la presunta existencia de órdenes del alto mando de duplicar los resultados operacionales, reduciendo los estándares de seguridad para la población civil y otorgando beneficios por número de bajas.

“Me cuesta trabajo creer que la escena que usted (María Isabel Rueda) describe se hubiera presentado hoy en día dentro de nuestras fuerzas militares porque esas fuerzas son leales al honor militar, a la Constitución y la ley”, respondió Duque en la entrevista.

De igual manera, el mandatario respaldó al general Nicacio Martínez, comandante del Ejército, a pesar de que existen rumores de que un sector del Congreso de Estados Unidos pide al gobierno Duque que llame al oficial a calificar servicios y aseguró que le parecen “extraños” los señalamientos de Humans Rights Watch respecto a que estarían de regreso las ejecuciones extrajudiciales.