La información la confirmó, este jueves, la oficina de Gestión del Riesgo de Desastres de Santander (DGRD), que sobre las 7:00 de la mañana avisó que el cuerpo de la menor estaba atascado en una empalizada del río de Oro, a la altura del barrio la Colina.

La alcaldía de Piedecuesta publicó fotos en sus redes sociales de todo el operativo que se desplegó para buscar a la niña, pues estaba desaparecida desde el miércoles en la tarde, momento en el que la creciente súbita del río la arrastró en el sector de El Cobre.

La administración identificó a la mujer como Luz Amparo Velandia, cuyo cuerpo fue encontrado horas después de que se presentara la lamentable tragedia.

“Expresamos nuestra solidaridad a familiares y amigos de Luz Amparo y su pequeña que fallecieron tras la creciente del río de Oro”, fue el mensaje de condolencia que envió la alcaldía local.

Sobre la forma en que ocurrieron los hechos, la versión que recoge Vanguardia es que la corriente arrastró a la menor y que su madre, por tratar de ayudarla, “saltó a rescatarla, pero falleció en el intento”.

Un testigo, al que el medio identifica como Juan Pablo Rangel, contó que estaba hablando por teléfono cerca de varias personas cuando se percató de un cuerpo que era arrastrado por la corriente.

“Vimos que una señora bajaba por el río, tenía los brazos abiertos y un remolino la movía. De inmediato, dimos aviso a un bombero que estaba cerca y junto a los areneros sacaron el cadáver y lo envolvieron. En ese mismo lugar, la mañana de este jueves, encontraron el cuerpecito de una niña de tres años, estaba como enterradita en la arena”, comentó el hombre.

Al respecto, César García, director de Gestión del Riesgo, pidió “no hacer uso recreativo de las fuentes hídricas” en este momento, y dijo en el medio local que una joven de 17 años, que es hija de la víctima, está embarazada y se recupera en un hospital luego de que el río arrastrara a sus dos familiares.

Estas imágenes muestran el operativo de búsqueda para rescatar los cuerpos sin vida: