El alboroto que produjo la captura de Darwin Polo Díaz, un hombre de 34 años y de baja estatura que es señalado de abusar sexualmente a una mujer en estado de alicoramiento, llevó a que el procesado contara su parte de la historia por la que hoy está en una cárcel.

Por eso, Polo habló con El Meridiano y explicó que todo ocurrió entre la noche del 16 de diciembre y la madrugada del 17, cuando estaba en un ‘tomadero’ con sus amigas en el barrio Chechenia (Montería-Córdoba) y “llegó esa muchacha como mandada del ‘diablo’ y se me sentó en las piernas, y me besaba y me besaba hasta que me mordió uno de los labios. Le pedí que se relajara, pero nada”.

El hombre dice, al impreso, que aunque sus amigas le advirtieron a la joven que no molestara al ‘negro’ porque tenía novia, a ella supuestamente le importó poco la situación. “Mi novia se me sentó al lado y enseguida esa muchacha le echó un vaso de cerveza encima. Le reclamé que yo no la conocía y que se fuera”.

Luego, según explica Polo a ese diario, la joven se fue a otra mesa y repentinamente se devolvió al parecer a morderle el rostro a su novia: “A pesar de eso evite que mis amigas le hicieran daño con botellas porque estaba como ‘loca’”.

El sindicado concluye su testimonio diciendo, al medio regional, que entrada la madrugada las personas que departían con él en la mesa se fueron del sitio incluyendo la joven, pero que ella supuestamente regresó y lo volvió a besar.

“De tanto molestarme y llamarme cobarde dije que qué era lo que quería conmigo. Le pedí al cantinero, que es ‘vale’ mía, que me prestará la llave del cuarto. Entré, hice el amor con ella y la chupé en el cuello y en el pecho por haberme mordido. Luego salimos y seguimos tomando”, afirma Polo.

Aunque el enano, como lo ‘bautizó’ la Policía, asegura que hay testigos y que ya declararon en su caso, autoridades lo capturaron por abuso sexual y advirtieron que esta agresión se habría cometido con complicidad de una mujer que hace las veces de proxeneta, indica El Heraldo.

Además, el coronel Carlos Rojas, comandante de Policía en Montería, dijo al medio regional que este hombre también habría abusado de otras mujeres, motivo por el que se había convertido en un terror para ellas.