Las autoridades acusaron al Eln de pretender perpetrar el nuevo atentado con explosivos en una carretera del departamento del Cesar, poniendo en entredicho una vez más el cese unilateral del fuego que el Eln anunció para Semana Santa.

Según detalló el Ejército en un comunicado, el atentado fue frustrado en la Ruta del Sol, a la altura del municipio de Curumaní. Además, agregó que dos explosivos fueron detonados “de manera controlada”, asegurando que estos “tendrían como principal objetivo atentar contra la vida de la población civil que transita por este sector, además de las tropas del Ejército Nacional y la Policía de Carreteras”.

El cese el fuego era la primera señal de paz que enviaba esa guerrilla desde el pasado 17 de enero, cuando perpetró un atentado contra la Escuela de Cadetes General Francisco de Paula Santander en Bogotá, en el que murieron 22 policías, entre ellas una ecuatoriana, además del atacante.

Los ataques del fin de semana pasado, en Nariño y Norte de Santander, se sumaron al del viernes en Saravena, Arauca, en cercanías a un batallón militar, el cual estaría dirigido a un candidato a la alcaldía de ese municipio.

El año pasado, la infraestructura petrolera colombiana sufrió 107 atentados, de los que 89 afectaron al Oleoducto Caño Limón-Coveñas y 18 al Transandino.