Después de casi dos horas y media de rendición de cuentas, donde valoró el trabajo de sus funcionarios y enumeró decenas de operaciones exitosas de la entidad, el fiscal general de la nación, Francisco Barbosa, lanzó una dura frase con la que quiso arremeter contra sus detractores. 

“Mucha gente me ha criticado y me ha dicho: ‘El fiscal general no baja la cabeza, tiene un ego muy alto, es una persona prepotente’. Si ser prepotente o tener ego muy alto es agacharle la cabeza a ciertos sectores de este país, seguiré siendo prepotente y seguiré teniendo el ego muy alto en este país”, indicó Barbosa en el evento.

Posteriormente, dijo que a los únicos a los que les agacha la cabeza son sus funcionarios y, como era de esperarse, se ganó una buena ronda de aplausos y vitoreos de los trabajadores de la Fiscalía. 

“Le agacho la cabeza a mis funcionarios y con ellos trabajo, pero jamás le agacho la cabeza a ningún sector en este país y seguiremos dándole resultados a Colombia como lo hemos venido haciendo durante este año”, manifestó Barbosa, antes de ser interrumpido por los elogios de una decena de funcionarios. 

Este es el momento de la dura frase de Barbosa:

Fiscalía nombró como personaje “al alza” a… el fiscal Francisco Barbosa

Este lunes primero de marzo la cuenta de Twitter de la Fiscalía sorprendió con una imagen que llamó la atención de los usuarios porque el ente acusador ahora, como algunos medios de comunicación, seleccionó el que para ellos es el “personaje al alza”. 

En principio, se podría entender que en una cuenta institucional de una entidad tan seria y respetable como la de la Fiscalía se pretenda seguir algunas prácticas que durante muchos años han ejecutado los medios de comunicación, como la de destacar a la persona que sobresale por sus logros o por lo que dijo, así como de descalificar a quien, a juicio de cada medio, lo está haciendo mal o la está embarrando. 

Lo curioso es que, en el caso de la Fiscalía, el personaje es el mismo fiscal general de la nación, Francisco Barbosa. Es como si uno de esos medios de comunicación que tienen una sección permanente para ese efecto destacaran como personaje a su dueño o a su director. 

La analogía no cabe, por supuesto. La Fiscalía cumple la función constitucional de investigar y acusar, y de dar a conocer los avances y el resultado de sus investigaciones cumpliendo, entre otros, con el principio constitucional de publicidad (hacer público), mientras que los medios sí se mueven en un ámbito menos formal y, en el ejercicio de la libertad de expresión, pueden calificar u opinar sobre las personas.