La versión que entregó Jorge Borrero, en CM& Noticias, fue que en la clínica les dijeron que el cuerpo de la víctima, de 37 años, debía ser trasladado a una funeraria para que allí se encargaran de todo el proceso de inhumación, pero que la familia se opuso a esto porque no cuenta con los recursos económicos para cubrir ese costo.

El cuerpo no se lo robaron, como dicen, sino que lo sacaron de allí para poder sepultarlo”, aseguró el hombre en el noticiero, y dijo que los médicos hablan de un posible contagio de coronavirus, pero que la mujer fue ingresada allí por problemas respiratorios y de riñones.

Borrero también dio esta versión en el portal Seguimiento, que identifica a la mujer como Evangelina Barrios.

“La institución se la quería llevar para una funeraria. La familia no cuenta con los recursos necesarios en este momento […] si no tienen plan exequial, eso es costoso”, agregó el hombre, en el medio local.

Borrero, finalmente, aseguró que cuando sus familiares ingresaron a la clínica lo hicieron sin violencia, y dijo que el cuerpo fue sepultado el domingo en la tarde. No obstante, Seguimiento se pregunta “cómo obtuvieron el acta de defunción” para hacer el trámite del sepelio, pues el familiar no lo aclaró.

Pero en la denuncia que entregó El Universal, el domingo pasado, se dijo que, según el cuerpo médico, la mujer “llegó sin signos vitales y que ya estaba muerta cuando era atendida”.

Además, dice, que los familiares causaron “daños menores” en la puerta de ingreso a la clínica, que se llevaron el cuerpo en un vehículo y que se está a la espera de confirmar si la mujer era o no portadora de coronavirus.

El video, que circula en redes, fue difundido por El Tiempo en Twitter.