La estafa consistía en que, primero, una falsa viuda pedía plata prestada y prometía pagar grandes intereses o entregar propiedades que, supuestamente, serían rematadas en un juzgado civil de Medellín, explica la Fiscalía.

Posteriormente, los estafadores iban al Palacio de Justicia, en La Alpujarra, y armaban las falsas audiencias judiciales, con una ‘juez’ que ordenaba supuestos pagos a favor de la falsa viuda.

Para que no grabaran nada, los timadores les quitaban los celulares a sus víctimas. Todo esto lo hacían con el apoyo de un funcionario judicial.

Según la Fiscalía, esta banda se quedó con 2.400 millones de pesos, entre 2011 y 2016.

El artículo continúa abajo

Por esta situación fueron capturadas cinco personas, incluidos la falsa juez y el funcionario judicial.

La Fiscalía les imputará los delitos de concierto para delinquir, estafa agravada y concusión.