El diario aseguró que cabecillas del Eln, disidencias de las Farc, miembros del ‘clan del Golfo’ y migrantes de Venezuela, Siria, Irán y Palestina, entre otros, (que estarían bajo la mira de Estados Unidos) se benefician con estas trampas que pondrían en riesgo la seguridad nacional e, incluso, las próximas elecciones regionales.

El medio sentenció que funcionarios de la Fiscalía General de la Nación aceptan sobornos para facilitar los trámites y la documentación falsa es vendida en un promedio de 20 millones de pesos.

Por estos casos, la Registraduría ha destituido a 10 funcionarios, suspendido a 28 y denunciado a 36, como resultado de sus investigaciones internas, informó el medio.

Como ejemplo, alias ‘Antonio’, jefe del Eln y que está preso en la cárcel de Cómbita (Boyacá) por asesinato y otros delitos, confesó que pagó para obtener una cédula falsa que le permitiera huir de las autoridades, mencionó El Tiempo.

En otro caso comprobado, según el diario, agentes federales estadounidenses avisaron a las autoridades colombianas que el extranjero Hamei Atat Haisam porta una cédula expedida en Galapa (Atlántico).

“La Registraduría descubrió que el supuesto testigo de su nacimiento en ese pueblo fue Samit Atat Martínez, alguien que ni siquiera existe”, añadió El Tiempo.