De inmediato, habitantes de Riohacha informaron de esta situación a la Policía, que al auxiliar al menor encontró un pedazo de papel entre su ropa con una nota que decía: “Este bebé es de Venezuela, entregar urgente a la Policía”.

Los uniformados, en coordinación con Bienestar Familiar y el Consulado de Venezuela, ubicaron a la madre del pequeño, quien manifestó que su bebé habría sido raptado en ese país hace varios días.

También le puede interesar:

Por ahora, la Policía informó en un comunicado que el menor “está sano y salvo en el seno de su hogar”, lo cual permite concluir que esta historia tuvo un final feliz, aunque se desconoce quién lo raptó o quién escribió la nota al momento de abandonar a la criatura.