La Policía Metropolitana de Medellín dio a conocer que durante la primera noche del toque de queda hubo mucha irresponsabilidad de algunos ciudadanos que no quisieron acatar las órdenes y no cumplieron con lo establecido por las autoridades locales con el fin de evitar la propagación del COVID-19.

Uno de los casos que más llamó la atención fue el que sucedió en un hotel de El Poblado, sector de la capital antioqueña con gran cantidad de lugares en los que se alojan viajeros extranjeros.

Precisamente, los vecinos de un hospedaje ubicado en la carrera 43 con calle 2 sur alertaron a la Policía por el fuerte ruido que había en el lugar, pues parecía que en su interior se gestaba una fiesta clandestina.

Según contó el general Pablo Ruiz, comandante de la Policía Metropolitana de Medellín, cuando las autoridades llegaron al sitio, quienes se encontraban en el interior no abrieron con prontitud, aunque lograron entrar tiempo después.

Al ingresar al hotel, dice el uniformado encargado de la seguridad en Medellín, “se encontraban cerca de 20 personas, departiendo mientras consumían bebidas embriagantes y con música a alto volumen”.

Lo que más llamó la atención es que “había ciudadanos extranjeros, en este caso un norteamericano. Además, en el lugar se encontraron 14 mujeres y algunos empleados del hotel”.

Por tal razón, las autoridades tuvieron que imponer “17 comparendos por incumplir el toque de queda, la ley seca y no hacer uso responsable del tapabocas. Además, suspendieron el hotel por cinco días”, indicó general Pablo Ruiz.

La explicación que dieron los sancionados era que estaban allí por el festejo de un cumpleaños y que eran la compañía del ciudadano extranjero, pese a que ese tipo de reuniones no están permitidas dentro de las excepciones porque provocan aglomeraciones en espacios cerrados.

Además, la supuesta celebración se hizo durante los horarios de la cuarentena, que comenzó a las 8:00 p.m. del pasado jueves y se mantendrá hasta las 6:00 a.m. del lunes 26 de abril.

Este fue el video suministrado por la Policía Metropolitana de Medellín en el que se ve la reunión de mujeres en el establecimiento que fue posteriormente sellado.