Cuando el canino fue llevado con un veterinario gracias a dos habitantes del sector, se pudo comprobar que presentaba signos de violencia física en sus genitales, señala El Tiempo.

El perro habría sido empalado con un objeto cortopunzante y la magnitud de las heridas era tal que tuvieron que someterlo a un procedimiento de reconstrucción del recto, indica Citytv. 

En el informe del medio televisivo se destaca que se dio inicio a una campaña de adopción para el canino, que responde al nombre de El Negro, y a su compañera, una perra llamada Laika.

Por el momento se desconoce si la violenta acción fue perpetrada por una o más personas. En ese sentido, no se tienen pistas de el o los responsables.