Las autoridades estaban haciendo una ruta de convivencia, que se hace todos los fines de semana, cuando descubrieron la fiesta en la que participaban más de 150 menores, y en la que incautaron 900 pastillas de drogas sintéticas, 32 armas blancas y 300 dosis sustancia alucinógenas, informó CM&.

‘’Encontramos una serie de menores consumiendo licor y alucinógenos, esto es muy preocupante’’, agregó en el medio el comandante de la Policía de Bucaramanga, general Luis Ernesto García.

No obstante, Semana señaló que no hubo ningún comparendo porque los uniformados encontraron las armas y las drogas en el piso, y no entre las posesiones de alguno de los participantes de la fiesta.

Los menores, luego de ser requisados, fueron evacuados del lugar y entregados a sus padres, indicó la revista; mientras que los encargados del salón social en donde se hizo la ‘chiquiteca’, que al parecer era para celebrar un cumpleaños, recibieron una capacitación de la Policía de Prevención para que estos casos no se vuelvan a presentar.