Así lo informó el Ministerio de Defensa este jueves, horas después de que se conoció que algunos congresistas enviaron una carta a la Secretaría Jurídica de la Presidencia en la que daban su aval para la presencia de los soldados extranjeros, luego de que estas fueran suspendidas por orden de un tribunal.

“Una vez se definió ese asunto, mediante la comunicación de 69 senadores y la comunicación enviada por el entonces presidente del Senado, el presidente autorizó que continuaran las tareas de asesoría los soldados americanos“, dijo el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo.

Según Trujillo, el Gobierno cumplió con remitir al Senado el informe completo sobre las labores que la brigada desarrollaría en Colombia y luego 69 senadores de distintos partidos políticos confirmaron haber cumplido con el control político sobre dicho informe de “manera satisfactoria”.

“Más de la mayoría absoluta del Senado le dijo al presidente del Senado que este un asunto de cooperación militar que no implica tránsito de tropas. (Dijeron además) que es imperativo que la República de Colombia pueda continuar con todas las acciones que sean necesarias en la lucha contra la cadena del narcotráfico”, agregó Trujillo.

No obstante, algunos de los congresistas que no firmaron el documento se mostraron sorprendidos porque no conocían esa aprobación que se hizo en nombre de todo el Senado.

Iván Cepeda, por ejemplo, considera que se desconoció la decisión del Tribunal Administrativo de Cundinamarca en el que se exigía un control político y que eso significaría un prevaricato.

“Él sabe bien que el Senado no ha aprobado o rechazado la presencia de esas tropas y que hay vigente una decisión de un juez que ordenó paralizar la actividad de esas tropas en Colombia”,  le dijo Cepeda a Noticias Caracol.

Mientras que Gustavo Petro añadió en el informativo que “una carta no sustituye una reunión del Senado y esa manera de sustituirla como una decisión oficial del Senado es un delito”.

Por su parte, Roy Barreras dijo que la comunicación a la que se refirió el ministro “fue una carta elaborada en Presidencia de la República y firmada solamente por el entonces presidente de Senado Lidio García. Nunca se votó. Nunca se decidió en el Congreso“.

La Brigada de Asistencia de Fuerza y Seguridad de Estados Unidos fue formada para asesorar y apoyar operaciones en naciones aliadas y llegó en junio a Colombia para ayudar en la lucha antidrogas, según ha argumentado el Gobierno.

El anuncio de la llegada de los miembros de la brigada revivió los temores de una escalada militar como la de hace dos décadas con el Plan Colombia, financiado con cerca de 10.000 millones de dólares por EE.UU., y punta de lanza de la campaña contra narcotraficantes y grupos guerrilleros.

Sin embargo, el ministro Trujillo insistió en que se trata de una misión “de carácter consultivo y técnico”, producto de la cooperación militar entre los dos países, y que en ningún momento habrá “tránsito de tropas extranjeras, ni participarán en operaciones militares”.

“Por supuesto que vamos a seguir profundizando la cooperación con los Estados Unidos para fortalecer las capacidades a fin de combatir eficazmente el narcotráfico”, agregó el ministro de Defensa.