Todo comenzó con un tuit de Nassar, el pasado 15 de agosto, en el que hace una pregunta, sin destinatario fijo aparente, sobre crecimiento de los países.

Nassar, del panel de trabajo de RCN radio, inquirió en la red social sobre qué hace que unos países o ciudades crezcan más y se desarrollen más que otros en materia de infraestructura, educación, salud…

Y él mismo se responde: “Simple, no eligen populistas, entienden que política pública no es del gobierno de turno, requiere continuidad, sancionan severamente corrupción”.

El tema se lo ‘compró’ —no se sabe si porque se sintió aludido o por otra razón— el senador de la Colombia Humana, que le preguntó al periodista: “¿Si quiere saber Hassan porque [sic] unas naciones son más ricas que otras? Los fundadores de la economía le dirían que por el trabajo y su productividad. Y si miramos que es el trabajo y la productividad en el siglo XXI, la respuesta sería cerebro y saber”.

En ese punto, Nassar subió el tono, y calificó a Petro como “El Chávez colombiano” para descalificarlo por hablar de economía, y le echa en cara varias de sus iniciativas cuando fue alcalde de Bogotá: “El de la máquina tapahuecos, y multas sin pagar, el de los camiones de basura inservibles, el de la contratación a dedo etc… hablando de trabajo y productividad. Senador busque oficio, su demagogia y populismo en mi TL es estéril”.

Pero Petro no se quedó con eso, y puso en duda la profesión de Nassar: “Si […] fuera periodista se daría cuenta que [sic] las máquinas tapahuecos taparon huecos a menor costo que en la última década, que los camiones de aseo siguen servibles hoy en lotes alquilados por el Distrito, que a la contratación de personas por concurso no se le llama a dedo”.

A partir de ahí, Nassar puso el tema en el plano personal. “Este desocupado necesita conversación el día domingo. Por favor alguien que lo atienda”, escribió en Twitter.

Petro ripostó y le dijo que “no es más que un propagandista politico [sic] de la extrema derecha. Esta es la manera de informar sobre un dirigente y una fuerza real de la discusión publica [sic] de Colombia”.

“Un demagogo como usted, imitador el modelo fracasado de Chávez, mediocre en la administración pública, populista, ex miembro de un grupo terrorista pretende que yo lo presente como adalid de la moral pública y gran gerente. Conmigo no se victimice y busque otro para desahogarse”, fue la respuesta más reciente de Nassar al político.