Iván Duque está apelando a la diplomacia para “pagar favores políticos y hasta personales”, dijo Bejarano que empezó a construir su crítica con el nombramiento de Caterina Bertolini en la embajada de Colombia en Italia.

Para empezar, la designación de la nueva embajadora en Italia sugirió que este gobierno también nombrará amigotes sin experiencia en el sofisticado mundo de la diplomacia, tal y como lo hizo Santos”, subrayó el columnista justo antes de criticar el nombramiento Francisco Santos y Alejandro Ordóñez en sendos cargos diplomáticos en Washington, EE.UU.

Sobre el caso de Francisco Santos, nuevo embajador de Colombia en los Estados Unidos, dice Bejarano que no entiende por qué Duque pondría en ese lugar a un hombre que ha sido señalado de la presunta conformación de un grupo paramilitar.

El artículo continúa abajo

Si Pacho hubiese estado en la oposición con el CD, habrían puesto el grito en el cielo si se nombrase a alguien que estuviese en las mismas condiciones suyas. Cuando la “mermelada” se la comen ellos mismos siempre sabe delicioso”, señaló el columnista.

Por el lado de Alejandro Ordoñez la opinión de Bejarano es que hay algo peor que el “insulto colectivo” de haberlo designado como embajador ante lo OEA y es que Iván Duque “ha puesto en grave riesgo el relacionamiento de Colombia con el Sistema Interamericano, así como la fortaleza del Convenio de Estado suscrito con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos”.