La duda existe y así lo plantea el semanario luego de analizar que para los líderes de los movimientos las concesiones logradas hasta ahora son insuficientes.

“Para ellos son solo paños de agua tibia y se mantienen en que el gobierno debe destinar alrededor de 18 billones de pesos en los próximos años al sector”, agrega la publicación.

Gustavo Petro

Artículo relacionado

Con sus trinos, ¿Petro atizó ‘leña al fuego’ para las marchas universitarias?

Pero lo que resalta la revista es que luego de que el vandalismo irrumpiera con fuerza en la última marcha realizada en Bogotá, los “líderes estudiantiles salieron a rechazar los actos vandálicos y responsabilizaron a personas infiltradas y ajenas al movimiento”.

Lo que lleva a pensar a Semana si las marchas perdieron su norte por influencia directa de otras fuerzas con intereses políticos particulares, que desdibujaron los objetivos primordiales de las marchas, e introdujeron discursos ajenos.

“Tras un mes de protestas, ya no se sabe si realmente este es un movimiento genuinamente estudiantil, si es uno de reivindicaciones laborales y sindicales, si es una marcha social o si es un movimiento que busca poner al gobierno de Duque contra las cuerdas”, acentuó la revista.

Por lo que el semanario invitó a los líderes a un diálogo “libre de dogmas ideológicos y políticos” para “legitimar ante la ciudadanía sus justas pretensiones”.