Sin embargo, la entidad por ahora no está en riesgo de desaparecer, pues la Corte Constitucional dio un plazo de dos legislaturas, que se cumplen en el 2023, para que se corrijan dichos errores.

Durante este tiempo, el Gobierno y el Congreso pueden enmendar las equivocaciones con el trámite de un nuevo proyecto de ley y mientras tanto el Ministerio seguirá funcionando.

En enero de 2019 el Gobierno sancionó la Ley 1951 de 2019 con la que se aprobó la transformación del Instituto Colciencias en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para impulsar la promoción del conocimiento, la productividad y la contribución al desarrollo y la competitividad del país.

Esa transformación permitiría al Ministerio, que hoy lidera Mabel Torres, tener mayor autonomía para articular con las universidades, el sector privado y el Estado el fortalecimiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Sin embargo, la Corte aceptó una demanda contra la ley, presentada por la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), que argumentó que la formación de esa cartera fue inconstitucional porque esa es una tarea exclusiva del Gobierno y el proyecto fue redactado y presentado al Congreso por dos parlamentarios sin aval del Ejecutivo.

Igualmente aseguró que “la ley no definía una estructura orgánica del nuevo Ministerio”, algo obligatorio en este tipo de casos.

“En consecuencia, sobre toda la ley se configura un vicio de procedimiento por lo que la norma debe ser retirada del ordenamiento jurídico“, expresaron los demandantes en noviembre de 2019.

Estos son los detalles que entregó la alta corte:

En ese sentido, la CCJ invitó hoy al “Congreso de la República y al Gobierno nacional a respetar los límites constitucionales en la creación de Ministerios y escuchar a las distintas voces involucradas y expertas en la protección de la ciencia y tecnología”.

¿Qué responde el Gobierno de Iván Duque?

El presidente destacó que pese a que no conoce aun el fallo de la Corte, sí tiene claro que “tiene un factor de inexequibilidad”, aunque destacó que se puede solucionar:

“Por eso da un espacio hasta el año 2023 para que se presente ante el Congreso una nueva ley, que sobre todo responda al requerimiento de definir la estructura detallada del Ministerio para que ésta sea por supuesto aprobada por el órgano legislativo”.

En ese sentido, el presidente afirmó que su gobierno y el Congreso presentarán una nueva ley cumpliendo con el tiempo que dieron los magistrados para tenerla aprobada antes de 2023; “pero, mientras tanto, el ministerio sigue funcionando, sigue operando”, aseguró.