Varios de los habitantes de la zona donde la hidroeléctrica tenía influencia aseguraron que ese proyecto tuvo impacto en labores como la pesca, el barequeo, el comercio de arena y la agricultura, lo que les puede traer consecuencias económicas “significativas”, según El Espectador.

De igual manera, también se realizaron denuncias por daños a la infraestructura de la región y las afectaciones sicosociales que produjo la creciente súbita del río Cauca, dice el diario.

Además, la comunidad también denunció presuntas irregularidades en la gestión del manejo de riesgos, deficiencias en el plan de retorno y errores en el registro único de los damnificados, informó Blu Radio.

Las  denuncias fueron trasladadas a la Procuraduría, a la Unidad para la Gestión del Riesgo, a las gobernaciones de Antioquia, Sucre y Córdoba; y a las alcaldías de los municipios afectados, aseguró la emisora.