La comunicadora contactó al contralor de Guaviare para preguntarle cuál fue el motivo de ese viaje, pues según la queja de la Auditoría Ramírez Palacio estuvo junto con nueve funcionarios de la entidad en Varadero, Cuba, del 7 al 13 de septiembre de 2019 con todos los gastos pagos.

“Eso fue de bienestar social, pero la verdad es que no te escucho bien. Mira, en este momento estoy viajando, y si es posible para poder tener señal bien, (llamar) después de las 8:00 de la noche”, respondió el funcionario.

No obstante, cuando la periodista le hizo saber que lo estaba llamando porque iba a sacar el informe en La W, a Ramírez le funcionó bien la señal y pudo seguir hablando.

Entre lo poco que dijo, el contralor aseguró en la emisora que esas actividades “siempre se hacen dentro de la legalidad”, y le reprochó a la periodista porque según él le estaba dando un manejo “amarillista” a la información.

Pero la realidad es que en el informe de la Auditoría se establece que el viaje costó 22 millones de pesos, que se costeó con “recursos públicos” y que las 10 personas asistieron con todos los gastos pagos, según documento que compartió la Auditoría General.

“Este viaje se realizó con recursos de la Contraloría de Guaviare, e incluía hotel 4 estrellas, alimentación completa, más barra libre de bebidas y licores”, se lee en el informe.

Por eso, para el auditor Carlos Hernán Rodríguez “no es admisible que los recursos públicos que se recauden producto del control fiscal territorial, se destinen para financiar viajes recreativos o masajes anti-estrés para los funcionarios de las contralorías, máxime cuando se financian en su mayoría con dineros públicos”.

La W compartió el contrato (006-2019) con todas las especificaciones que se hicieron desde la entidad, pues según dijo este sería el tercer viaje de “bienestar” que hace el contralor con sus funcionarios. Los otros fueron a Miami y Cancún.

“No, yo a Miami no”, explicó Ramírez, segundos antes de que se cortara la comunicación.