Para los congresistas alternativos, la decisión del patrullero Ángel Zúñiga Valencia de negarse a realizar un procedimiento que vulneraba los derechos de los más débiles y no participar en el desalojo de varias familias campesinas (…) es un acto que llena de esperanza a este país”, señala un comunicado conjunto difundido en redes sociales. 

De igual forma, pidieron a la dirección general de la Policía Nacional que no se tomen represalias contra el hombre y se respete su derecho legítimo a la objeción de conciencia.

Precisamente, el despacho de abogados que defenderá a Zuñiga dijo, en un comunicado, que la actuación del policía no puede ser reprochable porque su comportamiento se ajustó a “mandatos constitucionales y legales”. 

El uniformado que no quiso participar en un desalojo para despejar un asentamiento ilegal en la zona rural de Cali, está detenido, incomunicado y podría ser destituido. 

Desde el instante de su accionar, el patrullero ya anticipaba lo que se venía y apuntó que no le importaba lo que pudiera pasarle, pero que no iba a proceder con lo que le exigían. 

Yo sé que me van a trasladar lejos, lo sé, pero es algo injusto lo que están haciendo en este momento. No les van a dar vivienda, no les van a dar reubicación, están abusando de los derechos humanos, estamos en cuarentena”, se le oye decir en el video del episodio.