Por esto, la Aeronáutica Civil ha tenido que implementar medidas y aplicar procedimientos para mitigar las afectaciones, entre ellas, desviar o cancelar los despegues o llegadas de aeronaves y cerrar algunas de las terminales aéreas mientras se mejoran las condiciones, informó la entidad en un comunicado.

Sin embargo, los operadores que tienen la certificación, el nivel técnico y el entrenamiento necesario para aterrizar o despegar con baja visibilidad, pueden seguir operando, pero con una capacidad reducida, destacó el director de servicios de la navegación aérea de la Aerocivil, Rolando Aros.

“En el día tenemos buenas condiciones meteorológicas y pocas nubes con fuertes vientos, que implican que los aviones empiecen a operar, lo que genera también reducción en la capacidad y las demoras ya mencionadas”, añadió el funcionario.

La entidad recomendó a los viajeros permanecer informados con las respectivas aerolíneas sobre las condiciones de sus vuelos, para que sus planes de viaje no se vean alterados o afectados.