Este martes, el Tribunal confirmó la condena contra Macías Upegui (expareja del hombre) y Hernández Quintero por el delito de homicidio simple, confirmó la Fiscalía.

El asesinato habría sido producto de una venganza, pues la menor, de 9 años, es el fruto de una relación que la víctima fatal sostuvo en el pasado con una de las agresoras. La niña, en ese entonces, vivía con las 2 mujeres.

“De acuerdo a la investigación adelantada por una fiscal de la Unidad de Vida, la víctima (Daniel Rendón Areiza, de 26 años) no estaba de acuerdo con la relación homosexual de su expareja y se oponía a que su hija viviera en ese contexto”, reveló la entidad en un comunicado.

Ellas dos, de acuerdo con el ente acusador, cranearon un macabro plan contra Daniel para matarlo, el 2 de octubre del 2016, dentro de un apartamento en el barrio Robledo, de Medellín.

Un día antes del crimen, la pareja de lesbianas alquiló el inmueble con el pretexto de “realizar un supuesto estudio demográfico para una entidad del Estado”, indicó la autoridad.

Sin embargo, ese día, las mujeres citaron a Daniel en el apartamento; allí, lo amordazaron y lo amarraron con papel vinipel y cinta de enmascarar; luego, lo ahorcaron y lo asesinaron con un hacha, detalla la misiva.

“Las autoridades encontraron a la víctima esposada a un tubo, con signos de asfixia mecánica y heridas producidas por un arma corto contundente en la cabeza”, confirmó la Fiscalía.

Las investigaciones permitieron establecer que la pareja homosexual pretendía sacar el cuerpo de Daniel y ocultarlo en otro lugar; no obstante, el día del crimen hubo elecciones en el país y frente al apartamento había un puesto de votación, por lo que el sector estaba custodiado por las autoridades y las mujeres tuvieron que dejar el cadáver en el sitio.

“El propietario del apartamento declaró a la Fiscalía que el mismo día del crimen, las arrendatarias (acusadas) lo llamaron y le advirtieron que iba a encontrar algo en la vivienda pero que no podía avisar a las autoridades o correría la misma suerte”, confirma el comunicado.

Aunque las mujeres fueron capturadas ese mismo año del crimen, solo tres años después se conocieron los detalles del homicidio y fueron sentenciadas.