“No fue el asesinato de un líder social. Se trató, más bien, de un ajuste de cuentas”, así inició Hernández-Mora su columna en Semana, donde incluso dijo que “Campuzano, alias Ratón, cabecilla de la banda los Ratones”, fue el autor del homicidio, ocurrido en Barranco de Loba, sur del departamento.

De acuerdo con la columnista en el semanario, el delincuente al que señala es “es un criminal en toda regla, ningún chichipato, y si se quitó de en medio a Jorge Manuel Ortiz alguna razón oscura tendría”.

En su artículo de opinión, la comunicadora cuestionó que a Ortiz Hernández, mencionado por varios medios de comunicación esta semana (a raíz de su homicidio) como “líder social”, se le llame, además, “líder valiente, solidario e inocente”.

El reclamo de Hernández-Mora en la publicación tiene que ver con que, según ella, el docente asesinado “presuntamente, abusó sexualmente de menores, estaba aliado con un exalcalde corrupto y parapolítico [Uldarico Toloza], estuvo detenido por minería ilegal, vinculado al asesinato de un prestamista, maltrataba a sus escoltas y empleaba su poder para amedrantar a quien se le cruzara en su camino”.

Además, según la periodista en el semanario, contra Ortiz había 6 noticias criminales y “le temían por sus nexos con bandas criminales, así como por la protección que le brindaba la Unidad Nacional de Protección (UNP).

Por todo esto, la columnista sostiene que el profesor asesinado “solo iba detrás de sus intereses, amparado por matones” de ‘Los Ratones’ y las Autodefensas Gaitanistas. Su muerte, considera ella, se usó para engrosar la lista de líderes sociales asesinados en el país y así atacar al Gobierno.

Cabe recordar que el asesinato de Jorge Manuel Ortiz aparece precisamente en la estadística que diariamente actualiza Indepaz sobre líderes asesinados en el país, en la cual el docente aparece como la víctima mortal número 137, de 138, en lo que va corrido de este año.

Además, medios nacionales como El Espectador y Blu Radio, y regionales como El Heraldo y El Universal, reseñaron en su momento la muerte de Ortiz identificándolo como líder social.

Por amenazas en su contra, el caso del maestro era monitoreado por el Consejo de Seguridad de Bolívar, integrado por la Defensoría del Pueblo, la Policía y el Ejército Nacional, informó El Espectador el pasado 16 de junio.

Además de contar con esquema de protección de la UNP, para garantizar su seguridad, a Ortiz Hernández se le había autorizado su traslado al municipio vecino de San Fernando, pero él aún permanecía en Barranco de Loba, donde fue asesinado el pasado martes, añadió el periódico bogotano citando fuentes de la Gobernación de Bolívar.

El profesor manejaba un “perfil alto en la comunidad”, porque había sido candidato por el Partido Verde a la alcaldía de Barranco de Loba, y “porque hizo un número importante de denuncias por la presencia en el área del grupo armado conocido como ‘Los Ratones’”, señaló el portal Análisis Urbano.

Jorge Manuel Ortiz fue asesinado por hombres en moto en una de las vías principales de la cabecera municipal del mencionado municipio bolivarense cuando caminaba junto a su escolta, que resultó herido en el intercambio de disparos, le dijo a Blu Radio Manuel Esteban Ramos, alcalde de esa población.