El documento titulado ‘Castigo físico: la voz de los niños en Colombia’, replicado por Semana, dice que de 928 niños encuestados en 23 departamentos, el 52 % recibe algún tipo de golpe para ser reprendidos.

El estudio, indica la revista, asegura que el uso de objetos como zapatos, correas y palos ocupan el primer lugar como el tipo de castigo más utilizado por los padres de familia, con un 47 %. Le siguen dar un golpe con una palmada con el 37 %, un pellizco con 29 %, una cacheada con el 20 % y el 7.9 % de los progenitores dan una golpiza a sus hijos.

De igual manera, la Universidad de la Sabana revela, dice la revista, que el uso de los objetos y las palmadas son más utilizadas contra menores entre los 6 y 9 años, mientras que a los niños de 12 a 17 se les suele castigar de otras formas, en las que se incluye patadas y puños.

Las cifras publicadas por el medio, recogidas del estudio, dicen que un 69,9 % de los menores encuestados consideran que los castigan por portarse mal, mientras que un 54, 2 % cree que la razón es por no hacer caso.

Una de las investigadoras del estudio, Martha Rocío González, que también es doctora en psicología, manifestó, según el medio, la importancia de explorar lo que piensan los niños de los castigos físicos, pues son ellos los que “nos pueden orientar sobre cómo deberíamos educarlos”.

Al respecto, la secretaria ejecutiva de la Alianza por la Niñez Colombiana, Gloria  Carvalho, dijo, de acuerdo con la revista, que este estudio permite “promover campañas para la eliminación del castigo físico en Colombia. Eso implica trabajar a nivel de las normativas y de la política y el empoderamiento de las niñas y niños sobre el tema”.