Todo empezó cuando los familiares de Ramón de Jesús Rueda, quien se contagió de COVID-19, recibieron la triste noticia de su fallecimiento, informó RCN Radio. 

Cuando lloraban la partida de su ser querido, los familiares recibieron un nuevo llamado que les devolvió la vida al cuerpo (y a él también).

Resultó que Rueda (de 56 años) estaba vivo y que el fallecido era otro paciente del mismo centro médico, quien tenía el mismo nombre que él, detalló esa emisora. 

“Estábamos consternados. No podíamos creer lo que ocurría, pues tan solo el domingo fue ingresado a la UCI. Afortunadamente se trató de una información errada”, indicó uno de los familiares de Rueda, en diálogo con esa frecuencia radial. 

Según cuentan los familiares de Rueda, a ese medio, las redes sociales de ellos se estaban inundando de mensajes de condolencia por la partida de él, e incluso, dicen que la falsa noticia de su muerte llegó hasta la Secretaría de Salud de Cesar, donde él trabaja. Posteriormente, los mensajes pasaron a ser de ánimo y esperanza. 

“Gracias a Dios fue una confusión. ‘Moncho’ [Rueda] sigue vivo, y tenemos fe de que va salir victorioso, necesitamos de su alegría nuevamente”, se leía en uno de los mensajes de apoyo en redes, compartido por La FM. 

Entre tanto, los médicos que atienden a Rueda, consultados por esa emisora, dicen que el estado actual del hombre es delicado, pero estable y hasta con una leve mejoría. 

“Ya no se muere; para mí es un buen augurio lo que ocurrió, ya pronto la noticia será que sale de la UCI, él está muy aferrado a su vida”, señaló otro de los amigos del hombre, en palabras recogidas por esa frecuencia radial. 

Por su parte, RCN Radio recordó que hace un mes, también en Valledupar, un adulto mayor que había llegado desde Magdalena fue reportado como muerto sin estarlo. Al igual que en este caso, los familiares estaban lamentando lo ocurrido, cuando las autoridades de salud se comunicaron para desmentir lo informado inicialmente y así ‘devolverle la vida’ al hombre.