En un conversatorio con el alcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas, la alcaldesa de Bogotá le recordó al presidente que en campaña se comprometió a proteger el páramo, por lo que traicionar esa premisa sería “inaceptable”.

La mandataria capitalina también dijo que en la discusión reina un “centralismo burdo” y una “política del engaño” que “es algo que hay que castigar seriamente en la política colombiana”.

“¿Con qué derecho el Gobierno nacional pone en riesgo las fuentes de agua de Bucaramanga o de cualquier ciudad? Se cree con la atribución de poner en riesgo las fuentes de agua de cualquier municipio”, amonestó López a continuación.

Durante el conversatorio, la alcaldesa hizo especial énfasis en la necesidad de proteger las fuentes hídricas y recordó que “si bien la emergencia de este momento se llama coronavirus, no se nos puede olvidar que la gran emergencia del planeta sigue siendo el cambio climático”.

En ese sentido, esa no fue la única crítica: “El gobierno nacional se precia de que este es uno de los países más biodiversos del mundo, y con base en eso hace diplomacia internacional, pero tiene que honrar ese compromiso”, afirmó en otro momento.

Según ella, lo que se pretende es “dañar” los páramos “por hacer cualquier cosa”, y subrayó que su oposición “no es una animadversión contra una actividad en particular. No es contra la minería; sería igual de grave que nos dedicáramos a cultivar papas, o a cultivar todo el páramo”, señaló.

“El presidente Duque no entiende que Santurbán es un patrimonio. Vamos a contemplar declararlo patrimonio”, concluyó López.