Dispositivos como los iPhone 8, en adelante, los Samsung 9 y 10 o los Huawei P20 y P30 son los preferidos por los delincuentes que saben que pueden venderlos fácilmente en el mercado negro con precios que no bajan de los $ 750.000 por unidad, informó Noticias Uno.

Sin embargo, el mercado de los celulares de gama alta está en Ecuador, país en donde los delincuentes pueden obtener ganancias por más del triple del precio si los vendieran en Colombia, confirmó una fuente a ese noticiero.

“Aquí valdrían 80 millones de pesos y allá saldrían en 300 millones de pesos con una utilidad entre 100 y 150 millones de pesos”, contó una informante a Noticias Uno.

Los envíos desde Bogotá hacia el sur del país suelen hacerse en mulas, en carros o en flotas con fletes que van hasta los 15 dólares, mientras que en territorio ecuatoriano el transporte se hace a través de caravanas de moteros que cobran hasta 6 dólares por cada celular, añadió la misma fuente anónima a ese medio.

En tanto que las cifras que manejan las autoridades colombianas dan cuenta de que en los últimos 14 meses fueron robados más de un millón de celulares en Colombia y que el 35 % de estos aparatos fueron llevados al mercado negro internacional.

“Es decir, a Panamá, Ecuador, Perú, Uruguay, Bolivia y Argentina; mientras que el otro 35%  de gama media es manipulado, adulterado y puesto en venta en el mercado nacional y el 30% restante es desintegrado para la utilización de sus partes como repuesto”, sostuvo el director de la Dijin, general Gonzalo Londoño Portela, según un reporte difundido por El Nuevo Siglo.

Las ciudades colombianas más golpeados por este fenómeno son Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Soacha (Cundinamarca), mientras que las autoridades afirman que unas de 22.297 personas fueron capturadas por este delito, fueron desarticuladas 113 estructuras delictivas y se recuperaron 20.457 celulares en operativos, agregó ese medio.

Vea el informe de Noticias Uno: