En un comunicado de prensa, la entidad del Distrito informó que la investigación se abrió después de conocerse la muerte de los dos hermanitos, de 7 y 8 años, que murieron luego de que una funcionaria de la droguería le entregara un medicamento equivocado en lugar de una purga, el pasado 21 de enero.

Las indagaciones permitieron reconocer que esa farmacia, ubicada en la calle 124, presenta estas falencias:

  1. Fallas en los procesos de almacenamiento y dispensación de medicamentos a IPS.
  2. Ausencia de información al paciente sobre el uso adecuado de medicamentos.
  3. Incumplimiento en las normas sanitarias de los servicios ofrecidos en el establecimiento.

Por esas fallas, la Secretaría de Salud aplicó la medida de “clausura temporal” a esta droguería y además inició una investigación administrativa contra Cruz Verde, añade la misiva.

Finalmente, el Distrito confirmó que la EPS Sanitas hace una “intervención en crisis a la familia de los dos menores de edad, con su equipo de salud mental”, debido al duelo que enfrentan los afectados.

El caso se conoció en la mañana de este viernes, pese a que los menores fallecieron entre el martes y miércoles de esta semana. Un vecino relató el dramático momento en el que intentó salvar a los niños.