Por: El Colombiano

El Colombiano es un grupo editorial multiplataforma con más de 110 años de existencia. Nació en la ciudad de Medellín en Antioquia. Fundado el 6 de febrero de 1912 por Francisco de Paula Pérez, se ha especializado en la investigación y generación de contenidos periodísticos para diferentes plataformas en las que provee a las audiencias de piezas mult...

Este artículo fue curado por Sarah Gutiérrez   Jun 21, 2024 - 3:08 pm
Visitar sitio

En una noche de tragos transcurrieron los últimos momentos con vida del productor musical Daniel Alejandro Velásquez Franco, conocido como Dr. Velásquez, en su finca. Velásquez fue asesinado en la parcelación Acuarela, en Envigado, junto con su novia, Astrid Sofía Riascos.

(Le recomendamos leer: “Le dije que respetara y disparé”: Mayordomo relató escalofriante crimen de Dr. Velásquez)

Esa noche, el 7 de junio, poco antes de las 10 de la noche, Julián Alberto Quintero, de 50 años, expolicía y mayordomo de Daniel, recibió una llamada desde la portería de la parcelación.

Un vigilante le informó a quien era la mano derecha de Velásquez sobre la llegada de visitantes. El cantante El Clooy y su conductor arribaron a la propiedad. El productor era conocido en la industria musical por trabajar con artistas como Darío Gómez, Jhon Alex Castaño, Reykon, Maluma y Blessd. La reunión de negocios tuvo lugar y finalmente los invitados salieron “más o menos a eso de la 1:30 o 2 de la madrugada”, de acuerdo con la versión del mayordomo a la Fiscalía.

Lee También

El abogado de las víctimas relata que, según los invitados, Quintero nunca estaba en las reuniones, pero “ese día estuvo toda la noche armado en la reunión y pendiente de todo”, en una actitud “desafiante”, hecho que les pareció extraño, pues el Dr. Velásquez, reconocido mánager de artistas y empresario, solía tener este tipo de encuentros con sus clientes.

Cuando Velásquez terminó su reunión, se quedó con Julián Quintero en la zona de su propiedad conocida como “El Parche”. “Ya nos íbamos a dormir y Daniel Alejandro me preguntó que si había algo para tomar”, relató el mayordomo.

Con una botella de aguardiente, Velásquez y Quintero conversando, surgió el tema de la convivencia en la finca, que al parecer se venía deteriorando. El productor le habría dicho a su mayordomo que su madre debía irse de la propiedad debido a supuestas quejas de Sofía Riascos, la pareja del artista.

“Me dijo que la abuela [así llamaría Velásquez a la madre de Quintero, una mujer de 72 años, según los relatos del fiscal] no podía seguir viviendo más allá en la finca, yo le pregunté por qué él me dijo que Sofía le había dicho que mi mamá la trataba mal”, narró el señalado asesino.

(Le puede interesar: Lanzan hipótesis sobre por qué mayordomo habría matado al reguetonero Dr. Velásquez)

Este comentario desencadenó una intensa discusión. “Empezó a meterse con su hermana Adriana y su sobrina Juliana. Daniel le dijo que las quería en la calle, que si no la sacaba Julián, la sacaba él”, narró el fiscal las palabras de Quintero. “Mi madre es una abuela de 72 años y cómo le iba a tratar así, entonces Daniel dijo que de malas o qué iba a hacer”, eso fue lo que más “le dio piedra”, dijo el acusado.

Lleno de ira, el expolicía sacó una pistola de 9 mm y le disparó tanto a Velásquez como a su novia de 23 años, quien se desempeñaba como agente inmobiliaria.

“Ahí fue cuando yo estallé, fue cuando saqué la pistola. Yo ya tenía la pistola ahí en El Parche porque ya estaba esa gente previamente hablando con Daniel y por seguridad y protección yo cargaba esa pistola. Le disparé a Daniel, yo ya estaba enceguecido de la ira y con tragos. Le disparé una sola vez en la cabeza, yo le dije que respetara y le disparé. Ya luego salí de El Parche a ver quién había escuchado el tiro y salí para la casa principal, subí al cuarto de Astrid Sofía. Entré el cuarto y le disparé una vez en la cabeza”.

Tras cometer los homicidios, Quintero “cayó en cuenta de lo que había hecho” y ahí iniciaron sus intentos para encubrir el crimen. Escondió la pistola en un matorral y llamó a la portería para que se aseguraran de que nadie abandonara la finca. Posteriormente, entregó una pistola traumática a la policía (pues en la casa había tres armas de fuego y otra de balines) intentando desviar la atención de su crimen, según la versión que relató la Fiscalía.

(Vea también:  Se conoce cómo habrían muerto Dr. Velásquez y su pareja; Fiscalía dio detalles del crimen)

Pero, antes que la Fiscalía, Ever Andrés Riascos, el hermano de Sofía, quien también se encontraba en la parcelación esa madrugada, relató que su familia ya sospechaba del mayordomo.

“Ella [la madre de Astrid Sofía] pensaba que Julián estaba detrás de esas dos muertes. Todo el mundo nos preguntábamos cómo era que había encontrado dos cuerpos que estaban distantes y en diferentes lares y a nadie le avisó apenas se enteró de esos hallazgos, estando ocho personas que estábamos allá. Uno ahí mismo que ve muerto de inmediato, uno hace un escándalo y comienza a gritar, a pedir ayuda o auxilio o a llamar a la policía”, detalló el fiscal sobre el testimonio que brindó Riascos.

Y también revelaría la turbulenta relación entre la familia Quintero y la familia de Riascos. “Mi hermana trataba muy bien a Julián, pero obviamente este se sentía que le estaba quitando el lugar a su sobrina Juliana, y eso era notorio porque se notaba que Juli y Doña Blanca (la madre de Julián) no les gustaba nada de nosotros”, detalló el hermano de Sofía.

La llegada de las autoridades marcó el comienzo de la investigación. Y Julián Quintero finalmente entregó el arma homicida a los agentes del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI), confesando su responsabilidad en los hechos.

Sin embargo, la defensa de Quintero planteó otra hipótesis del caso y sostiene que debido a que la entrevista donde habría confesado el crimen se dio en un estado de embriaguez: “hay una alteración clara de los sentidos”.

“Una entrevista sin firma va en contravía de los derechos que le asisten a mi representado, por supuesto no se puede afirmar algo que él ni siquiera firmó”, argumenta el abogado del expolicía.

De los detalles alrededor de la muerte de Velásquez, la defensa de Quintero puso la mirada en la pérdida de unos relojes de alta gama, que según sus representantes, “da lugar a determinar otro presunto móvil”. Además, revelaron que la víctima recibió llamadas extorsivas y señalaron que en otras entrevistas apuntan a supuestos conflictos que el productor musical tendría con un reconocido cantante paisa.

(Le puede interesar: Extraña muerte de otro extranjero en hotel de Medellín: taxista lo encontró desorientado)

Para mí fue una sorpresa con respecto a las amenazas. Solo puedo decirle que el año pasado, como en febrero o marzo, habían unas llamadas extrañas, que él nunca pudo saber de qué era. Por otro lado, en cuanto a contratos de representación como administración y mánager, el año pasado se cerraron unos contratos algunos sin inconvenientes, solo el contrato de manejo de Blessd fue el de mayor inconveniente, es más ese joven nunca se presentó en la oficina”, fue el relato de Javier Darío Martínez Carrillo, quien trabajó para el productor.

Sobre las amenazas, sé que él tuvo un inconveniente con Blessd. No conozco los detalles, no sé por qué él siempre me mantenía al margen de estas cosas de la oficina, pero el mánager de Blessd me escribió y me preguntó dónde estaba viviendo. Eso me pareció muy curioso porque yo nunca hablaba con él desde que rompí relaciones (con Velásquez) es más antes de que partiera relaciones tampoco me llamaba” fue el testimonio de Juliana Muñoz, exesposa de Velásquez.

Esta fue la situación que expuso ante el juez la abogada del mayordomo, quien actualmente se encuentra en un centro carcelario.

Lee todas las noticias de nación hoy aquí.