El asunto explotaría tanto en Estados Unidos como en Colombia por la notoriedad de los políticos involucrados, entre quienes sobresale el exvicepresidente Germán Vargas Lleras, dijo la columnista de Semana.

Dávila conoció una declaración de Édgar Ramírez, exvicepresidente de Planeación de la cementera mexicana en Colombia, quien sería testigo protegido en Estados Unidos en donde se revela “la escandalosa estrategia corrupta de la empresa para expandir su poder en el negocio del cemento y el concreto en Colombia”.

“Ramírez asegura que se acercaron al Gobierno de Juan Manuel Santos a través del programa de viviendas gratis, y menciona con nombre propio al exvicepresidente Germán Vargas y a Carlos Jacks, exdirector ejecutivo de la multinacional en Bogotá”, subrayó la periodista en el semanario.

Al parecer, Cemex entregó un millón de dólares a diferentes partidos políticos durante la reelección de Santos con el propósito, según Dávila, de apostarle a la continuidad del negocio de las 8.000 viviendas gratis que promovía el Gobierno nacional y que fue gerenciado por Vargas Lleras.

La distribución de ese dinero, explica Dávila, basada en la declaración reservada del exjefe de Planeación de la cementera, se habría hecho a través de uniones temporales para que Cemex estuviera directamente relacionada con esas operaciones que terminó distribuyendo así los cuantiosos recursos:

Cemex Colombia giró 200 millones de pesos al Partido de La U, 700 millones a Cambio Radical y 700 millones más al Partido Liberal. La U también recibió 500 millones de pesos de Cemex Transporte, para un total de 2.100 millones de pesos”, puntualizó la columnista de Semana, que prometió más revelaciones sobre este caso.