Los hechos ocurrieron el 7 de abril pasado en la estación de Policía del corregimiento El Billar, en Ansermanuevo, luego de que Mazo Giraldo fuera detenido por una supuesta riña, informó RCN Radio.

Si bien en el informe los policías reportaron que el campesino supuestamente se había suicidado, el dictamen de Medicina Legal arrojó evidencias que le dieron un giro al caso.

Fue desvestido, atado a la celda con su propia camisa. Tenía golpes en la cara causados con objetos contundentes, antes de morir. La causa de la muerte fue ahorcamiento. El hombre fue vestido después de su muerte”, reveló la entidad, dictamen que compartió Noticias Caracol.

Con este resultado, el noticiero dice que la hipótesis que maneja la Fiscalía es que los uniformados aparentemente asesinaron al campesino y luego alteraron los registros para hacerlo pasar como un suicidio. También, que presuntamente alteraron la escena del crimen para desviar la investigación.

Por eso, el ente acusador les imputó a los uniformados (tres suboficiales y cuatro patrulleros) los delitos de homicidio y ocultamiento, alteración o destrucción de elemento material probatorio. Aunque no se allanaron a los cargos, el noticiero dice que un juez ordenó enviarlos a prisión, mientras que a un auxiliar de Policía que se entregó le dieron el beneficio de detención domiciliaria.

Por su parte, abogados de los implicados argumentaron en el noticiero que la Fiscalía tendrá que probar esas precisiones, e insisten que sus clientes se sostienen en que se trató de un suicidio y que hay testigos que podrían ayudar a esclarecer el caso.