Durante su programa ‘Prevención y acción’, el jefe de Estado aseguró que el código penal “es perfectamente aplicable” contra las personas que quieran vacunarse contra la COVID-19 antes de tiempo, violando el plan de vacunación ideado por el Gobierno.

La falta que esas personas estarían cometiendo, indicó el presidente Duque, es la de “inobservancia de las medidas fijadas por la autoridad sanitaria para contener una pandemia”.

“No solo estamos hablando de sanciones carcelarias, que son superiores a los 5 años, sino que también podrá procederse con sanciones de carácter pecuniario”, manifestó.

El superintendente de Salud, Fabio Aristizabal, agregó en el programa que los colados podrían ser sancionados con una multa de 2.000 SMMLV, para las personas naturales; una cifra que se traduce a más de 1.000 millones de pesos.

Las entidades territoriales o los prestadores y aseguradores que incurran en actos irregulares en el proceso de vacunación les caería una multa de hasta 8.000 SMMLV.

“Pero queremos ir contra el patrimonio de estas personas que toman las decisiones”, añadió Aristizabal, como se escucha en el siguiente video, a partir del minuto 30.

Esta advertencia se hace luego de que se conociera el caso de un cirujano plástico que se habría saltado su turno para ser uno de los primero vacunados contra el coronavirus.

Además, también se investiga el caso de un ortopedista en Manizales que, al parecer, no esperó a que lo citaran para ponerse la dosis contra la COVID-19 y se mandó a poner la vacuna alegando que era médico.