En las últimas horas, el juez 18 de garantías de Cali las envió a prisión al acoger la petición de la Fiscalía que, con material probatorio, demostró que las mujeres habrían participado en el secuestro, tortura, empalamiento, hurto y asesinato de Larrahondo, informo el ente acusador en un comunicado.

De acuerdo con la autoridad, los hechos se remiten al 2019 cuando Larrahondo habría contactado a Jessica Bernal Ramírez, de 19 años, por redes sociales. El hombre “utilizó un perfil falso para acceder a los servicios sexuales que le pagaría a la mujer mediante un pin”.

Al parecer, cuando la joven cumplió con sus servicios y recibió el número para la transferencia del pago, empezó a recibir amenazas en su celular que hacían referencia a la publicación de unos videos íntimos que tendrían que ver con el encuentro sexual con Larrahondo, agrega el informe.

Por esa situación, la jovencita les dijo a su mamá (Diana Patricia) y a su padrastro, Javier Andrés Amador Richte, que había sido abusada por Larrahondo. El hecho causó indignación y por esto los tres organizaron una falsa cita con la víctima fatal en un motel de Cali, el pasado 13 de julio.

“La víctima, al parecer, habría sido contactada para encontrarse con Bernal Ramírez (hija). En el momento de acudir al lugar Larrahondo habría sido abordado por varias personas quienes, supuestamente, lo golpearon y lo habrían obligado a subir a un vehículo. El cuerpo sin vida fue encontrado en un matorral en inmediaciones del municipio de Yumbo (Valle del Cauca)”, detalla el comunicado.

Después de hacerse la inspección al cadáver, Medicina Legal determinó que “Larrahondo presentaba múltiples fracturas en cráneo, mandíbula y articulaciones superiores e inferiores; así como varias heridas con arma blanca, extracción de ojos y empalamiento”.

Durante las investigaciones posteriores al hallazgo, en octubre la Fiscalía identificó a los 3 presuntos responsables (mamá, hija y padrastro) y fueron capturados. Al hombre lo acusaron de los delitos de homicidio, tortura, secuestro simple y hurto calificado y agravado, por lo que fue enviado a prisión; mientras tanto, las mujeres fueron indiciadas de secuestro simple y quedaron en libertad, añade el ente.

No obstante, las investigaciones continuaron y las nuevas evidencias involucraron a la madre e hija, que nuevamente fueron capturadas e imputadas por homicidio, tortura y hurto calificado y agravado de Larrahondo. Ahora, están en una cárcel de mujeres.