Los delitos que le imputaron a Ocampo son acto sexual violento, acceso carnal violento y hurto calificado y agravado, ya que según el organismo acusador 13 mujeres con edades de entre 11 y 40 años lo señalan de haberlas agredido sexualmente.

La investigación estableció que “Ocampo Loaiza (de 46 años) se acercaba a sus víctimas a pedirles agua, y cuando accedía a colaborar él ingresaba a la vivienda, intimidaba a los moradores con armas de fuego o cortopunzantes y abusaba de las residentes”, detalles que dio a conocer la Fiscalía por medio de un comunicado.

Investigadores encontraron que el apodo que este hombre tenía obedece a la forma en que actuaba luego de cometer el delito: “Dejaba a sus víctimas desnudas en una habitación o baño, y huía”.

Es más, el Canal Uno cita al fiscal del caso para precisar que el señalado violador también obligaba a sus víctimas a que se bañaran, tal vez con la intención de borrar de alguna forma la evidencia.

Pero lo que más sorprendió de la información que dio a conocer el organismo investigador, este jueves, es que Ocampo Loaiza salió apenas hace cinco meses de una cárcel, en donde estuvo recluido durante 15 años por los mismos hechos de los que ahora se le acusa: “delitos sexuales y hurto”.

En cuanto a las violaciones en serie cuya responsabilidad aceptó ‘el Pulcro’, la Fiscalía dice que se cometieron “entre el 5 de julio y el 7 de octubre” de este año, bajo las mismas características, y que las mujeres violentadas sexualmente vivían en los barrios Comuneros II, Villa del Lago, Manuela Beltrán, Marroquín II, Paseo del Comercio, Ciudad Córdoba, Alfonso López, El Jardín, Salomia y Ulpiano Lloreda, en la capital vallecaucana.

A Ocampo lo capturaron el martes pasado en el sector de Floralia, y de acuerdo con la Fiscalía en el allanamiento que se hizo a su vivienda, ubicada en Villa del Lago, “se incautaron prendas de vestir, un anillo, una memoria USB, un maletín y documentos importantes para la investigación”. Por eso, un juez ordenó enviarlo a prisión.