El detenido, de 30 años, se ganaba la confianza de sus víctimas, las citaba hasta el lugar donde supuestamente les iba a hacer la entrevista de trabajo, y les decía que ahí no podían usar sus celulares, por lo que se ofrecía a guardarlos, informó Blu Radio.

Posteriormente, el hombre, que fue capturado en el barrio Kennedy del norte de Bucaramanga, decía que tenía “un problema logístico” y huía con los aparatos tecnológicos, según el general Manuel Vásquez, comandante de la Policía de Bucaramanga, citado por la emisora.

“Cuando ya tenía los celulares, que regresaría al final de la jornada laboral, el falso empleador inventaba que tenía un problema logístico y huía con los celulares; al cabo de un tiempo, las victimas caían en cuenta en que las habían robado”, manifestó el uniformado.

En la capital santandereana, el detenido, dice el medio, alcanzó a engañar y robar a 260 personas, y otras a 1.700 víctimas de los departamentos de Arauca, Casanare, Norte de Santander, Atlántico, Boyacá, Cundinamarca y Antioquia.

El hombre fue enviado a la cárcel por los delitos de hurto agravado y por confianza en concurso homogéneo, indicó la frecuencia radial.