Según detalló la Fiscalía General de la Nación, citada por El Espectador, el propio Atehortúa habría pedido ser escuchado en un interrogatorio ante el ente acusador. 

De igual forma, Atehortúa está siendo escuchado por la Corte Suprema de Justicia, ya que en caso de que el proceso investigativo derive en un juicio, sería la Corte la encargada de definir el asunto, apuntó ese rotativo.

La investigación contra Atehortúa, en un caso denunciado por el inspector de la Policía Nacional, general William Salamanca, se da por un supuesto caso de corrupción en la construcción de varias casas fiscales ubicadas en el departamento del Tolima. 

Hace tan solo 4 días, la Procuraduría General de la Nación había allanado la sede la Policía Nacional como parte de la misma investigación que fue denunciada por Salamanca y que generó una lucha de poderes al interior de la institución. 

La investigación y allanamiento de la Procuraduría se dio después de que Salamanca denunciara una supuesta manipulación de pruebas en el caso contra Atehortúa. 

Las denuncias de Salamanca, que desataron una pelea pública entre Atehortúa y él, no son recientes y mucho menos son improvisadas. RCN Radio recordó que el inspector de la Policía ha dado otras declaraciones ante la Procuraduría sobre al menos cinco líneas de investigación referentes a presuntas irregularidades en la construcción de las 111 casas fiscales en las que se habrían invertido cerca de 117.000 millones de pesos. 

Salamanca también ha entregado información sobre presuntas irregularidades en un contrato para la compra de vehículos y repuestos y facturación de tiquetes aéreos de la Policía Nacional, apuntó esa frecuencia radial. 

Los 4 cargos que la Procuraduría imputó al general Atehortúa 

En el primero, se le cuestiona que en calidad de director general del Fondo Rotatorio pudiera estar involucrado en una falta gravísima por haber participado en la ejecución de contratos con “presunto desconocimiento del principio de responsabilidad”, agregó la Procuraduría General de la Nación, en un comunicado. 

El segundo cargo es sobre el hecho de que Atehortúa no se hubiera declarado impedido para conocer el expediente disciplinario relacionado con las presuntas irregularidades en la construcción del proyecto de viviendas fiscales. 

El tercer cargo es acerca de una presunta extralimitación de funciones en la que el investigado habría acudido a un capitán para que verificara la actuación adelantada en el proceso de la construcción de las viviendas. 

Finalmente, el cuarto cargo es hacia el hecho de que Atehortúa aparentemente usara de manera indebida la influencia del ejercicio de su cargo para que el inspector Salamanca no diera curso a una actuación disciplinaria.