La situación de seguridad en una amplia región del norte antioqueño, limítrofe con el departamento de Córdoba, tiene a la Policía Nacional en alerta, informó Noticias Caracol.

El asesinato del patrullero, que tenía 12 años de servicio en la institución, podría ser una respuesta a los recientes golpes que las autoridades han propinado a esa organización criminal.

Sin embargo, no se descarta que entre los autores del crimen estén hombres el ELN y bandas de narcotraficantes, indicó Noticias RCN.

Duros golpes contra el Clan del Golfo

A mediados de marzo, comandos especializados de la Policía abatieron a Fernando Oquendo Estrada, alias ‘Ramiro Bigotes’, quien era el jefe de seguridad de Dairo Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, máximo cabecilla del Clan del Golfo.

El artículo continúa abajo

En otro operativo, esta vez coordinado en el sur del país, fue neutralizado otro hombre al que le fue incautada una importante cantidad de municiones y armas de fuego.

Se supo, además, que el denominado Clan del Golfo estaría ofreciendo sueldo hasta de $1.800.000, para seducir a disidentes de Farc e incorporarlos a su ejército privado que, principalmente, en el Urabá antioqueño.

El Clan del Golfo, antes conocido como el Clan Úsuga o Los Urabeños, surgió tras la desmovilización, en 2006, de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).