En registros realizados a los dos inmuebles ubicados en el sector de Toberín, en la localidad de Usaquén, y en el barrio Nueva Primavera, en Puente Aranda, la entidad y el Ejército Nacional encontraron un gigantesco arsenal, accesorios, tornos y otro tipo de maquinaria utilizada para ensamblar armas largas.

Durante las diligencias se incautaron 10 fusiles Galil, 4 fusiles de asalto M-4 calibre 5.56, 3 lanzagranadas, 1 pistola, 1 granada, 1 silenciador para pistola 9 mm, proveedores, miras de precisión y algo más de 800 elementos como culatas, cerrojos, cañones, tapas, correderas, disparadores, entre otros.

Las investigaciones dan cuenta de que los lugares pertenecerían a una red ilegal que consigue y ensambla armas para distintas estructuras del Eln, ‘clan del Golfo’ y los grupos residuales. Asimismo, se hace la trazabilidad de los elementos incautados que son de uso oficial.

Dos personas fueron capturadas en flagrancia y serán imputadas por fabricación, tráfico o porte ilegal de armas de fuego de uso privativo de las Fuerzas Militares agravado.

Adicionalmente, a uno de los detenidos, conocido como ‘Biomar’, se le formulará el cargo de enriquecimiento ilícito, en el entendido de que tenía en su poder 28 millones de pesos en efectivo, cuyo origen no pudo justificar.

Esta persona tiene una condena vigente por extorsión y está vinculado a 11 indagaciones distintas por hurto, concierto para delinquir, tráfico de armas, entre otros delitos cometidos en diferentes ciudades.