La petición fue presentada a comienzos de febrero para frenar el proyecto que planea la Alcaldía de Bogotá de construir un parque temático y ecológico en el embalse de agua potable, ubicado en el municipio cundinamarqués, estableció RCN Radio.

Según el sindicato de trabajadores SINTRAEMSDES, el ambicioso proyecto —que fue licitado en enero pasado— no tendría un plan de manejo ambiental en esa reserva para desarrollar las obras de adecuación en 11 kilómetros del embalse, donde se harían senderos peatonales, ciclorrutas, muro de escalada, zona picnic y restaurantes, añade el medio.

“Según el decreto único reglamentario del sector ambiente, cada una de las áreas protegidas contará con un plan de manejo que será el principal instrumento de planificación que orienta su gestión de conservación para un periodo de cinco (5) años. Sin embargo, en la Reserva Forestal Regional Protectora El Sapo-San Rafael, donde se realizaría el Parque, no cuenta con el plan de manejo ambiental vigente, situación confirmada por la Corporación Autónoma de Regional de Cundinamarca (CAR)”, detalla el documento.

Lo anterior, de acuerdo con el sindicato de la Empresa de Acueducto, también afectaría 37 especies de aves y más de 9.000 árboles que serían talados.

Aunque el Distrito ha sido enfático en aclarar que solo talará 8.000 árboles y los compensará con otros 70.000 nuevos.

Mientras el juzgado estudia si se imponen las medidas cautelares, la administración continua con el proyecto en el que se contempla la construcción de un cable aéreo que conectaría a La Calera con la capital, en la calle 134, concluyó la emisora.