Fani alcanzó la costa india a las 8 de la mañana (noche del jueves en Colombia) cerca de la ciudad costera de Puri y el ojo de la tormenta tocó tierra dos horas después, de acuerdo con los últimos reportes del Departamento indio de Meteorología.

El ciclón continuó avanzando tierra adentro en dirección norte-noreste, hacia la capital estatal de Bhubaneswar, y fue debilitándose hasta alcanzar ráfagas de viento máximas de 130 kilómetros por hora a las 11:30 a.m., hora local.

Según las previsiones meteorológicas, el ciclón continuará moviéndose tierra adentro hacia el noreste, perdiendo fuerza mientras continúa su camino hacia Bangladesh.

Las autoridades desalojaron ayer a 1,1 millones de personas en las zonas afectadas por el ciclón, que también ha provocado la cancelación de todos los vuelos en Odisha y el estado vecino de Bengala por orden del Consejo General de Aviación Civil (DGCA).

El paso del ciclón dejó imágenes de la fuerza destructora de las potentes ráfagas de viento y las lluvias torrenciales, con tejados arrancados, postes eléctricos caídos o árboles derribados.

En el vecino Bangladesh también se comenzó hoy a evacuar a las poblaciones más vulnerables al ciclón, cerca de dos millones de personas.

La costa india suele sufrir el paso de fenómenos meteorológicos, uno de los últimos en octubre del año pasado, el ciclón “muy severo”, Titli que causó unos 60 muertos a su paso por el estado de Odisha.