El alcance de la tragedia ecológica no se conocerá sino hasta dentro de algunas semanas, hasta que las autoridades hagan una evaluación de los daños, destaca el Departmento de Recursos para la Pesca y la Vida Silvestre, citado por el Courier Journal.

El incendio de la planta de destilación duró tres días completos, por lo que no fue posible evitar que el líquido se derramara en una quebrada que pasa justo al lado, y luego al río Kentucky, hogar de miles de peces, por lo cual las autoridades planean multar al fabricante Beam Suntory, que destila la bebida espirituosa, castigo que podría ascender a 25.000 dólares por cada día del incendio.

Hay que recordar que el estado de Kentucky es la cuna de los licores tipo ‘bourbon’, como el Jim Beam, el John Lee y el archiconocido Jack Daniels.

El Kentucky Energy and Environment Cabinet public en su cuenta de Facebook que el derrame que intoxicó a los peces se extendió por 37 kilómetros aguas abajo, y alcanzó a contaminar el río Ohio.