La primera dama del país norteamericano decidió ir sin brasier a uno de los eventos más importantes del año y la lluvia le jugó una mala pasada.

De acuerdo con el diario El País, la esposa de Donald Trump vistió un vestido blanco de la diseñadora Carolina Herrera y avaluado en unos 3.300 dólares (casi 11 millones de pesos colombianos).

Todas las cámaras se posaron sobre Melania luego del aguacero, que provocó una transparencia en su vestido en el que se le notaban claramente sus pezones.

‘Sin querer queriendo’, los internautas dijeron que estaba apoyando la campaña ‘Free de nipple’ (Libera el pezón), que es utilizado por feministas para que no dé vergüenza mostrarse como son.